Los trámites por ocupación ilegal de una vivienda en los juzgados de primera instancia de España han crecido un 60,7% en el primer trimestre del año.

 

Los meses de confinamiento han hecho que muchos propietarios no pudieran acudir a sus segundas residencias y comprobar que todo estaba en orden. Esto, unido a la creciente aparición de noticias sobre la ocupación ilegal de inmuebles, ha llevado a que muchos dueños opten por acudir a empresas de seguridad para instalar alarmas para protegerlas.

 

La ocupación en España

Se calcula que en España existen cerca de 100.000 viviendas ocupadas de manera ilegal (con especial relevancia, no casualmente, en ciudades como Madrid y Barcelona).

 

Por regla general, la ocupación suele producirse en viviendas compradas como inversión, en hogares vacíos (herencias, segundas residencias, etc.). Lamentablemente nadie está exento de una ocupación, incluso cuando deja su vivienda vacía durante los periodos vacacionales. Este problema conlleva unos costes que tienen que sufragar los propietarios, tanto de suministros (agua, gas, luz, etc.) como judiciales hasta conseguir el desalojo.

 

¿Cómo suelen actuar los ladrones?

Los momentos en que se producen más robos o intentos de intrusión son las noches y madrugadas de los fines de semana. Los ladrones suelen acceder por puertas, ventanas y techos, con lo que las villas independientes suelen estar en su punto de mira, ya que tienen más puntos de acceso o suelen estar más aisladas.

 

En cuanto a los métodos más usados por los intrusos se encuentran el resbalón (abrir la cerradura con una radiografía o utensilio similar si no se ha cerrado la puerta con vuelta de llave), el ‘bumping’ (golpe seco con un martillo a una llave que se ha introducido previamente en la cerradura y que hace saltar la misma) o el ganzuado (manipulación de los sistemas internos de bloqueo del bombín mediante una ganzúa). A esto se suma el uso de microcámaras en las mirillas que permiten controlar los movimientos de la casa o el barrido de Bluetooth para saber si una casa está vacía o no.

 

La policía también recomienda tener especial precaución si percibimos en nuestras puertas pequeños trozos de plástico, casi imperceptibles, que son colocados en los marcos para detectar si la vivienda está habitada, ya que caen al suelo en cuanto se abren.

 

¿Cómo prevenir la ocupación?

Dar la apariencia de vivienda habitada: las mafias y personas que se dedican a ocupar pisos siempre están pendientes de las cartas acumuladas, las persianas bajadas, las luces que nunca se encienden, los carteles de se alquila o se vende, etc.

 

Si tienes una casa en la que no sueles vivir debes visitarla con regularidad y si no tienes tú la posibilidad de hacerlo en persona pídele a alguien de confianza que lo haga por ti.

 

Algunas compañías cuentan hoy con sistemas de alarma que evitan la ocupación ilegal. Es el caso de Securitas Direct, que en la actualidad está ofreciendo multitud de ventajas en las contrataciones para que los ciudadanos vivan seguros.

 

Instalar una alarma hace que, cuando un ocupa intente acceder a la vivienda salte la alarma avisando a la central receptora, que será la encargada de verificar si efectivamente se trata de un salto real por la intrusión de personas no autorizadas y de avisar a la policía. En este caso, el protocolo de acción se activará al igual que ocurre frente a un robo. La mayoría de quienes buscan pisos para ocupar evitan los hogares que disponen de alarma, ya que saben que serán detectados de inmediato y si lo intentan la policía llegará a los pocos minutos para detener a los intrusos. Ya no se tratará de una ocupación, pasará a ser una intrusión o allanamiento de morada.